ZunZuneo

Desde hace unos días, a raíz de la prohibición deliberada de Twitter en Turquía –no pasaron ni 24 horas de que lo decretara públicamente el Primer Ministro-, y leyendo los titulares de la prensa internacional, pensaba cómo hubiesen sido éstos si el lugar de los hechos fuese Cuba y el anunciante iracundo alguno de los hermanos Castro.

Comencé entonces a imaginarme posibles comentarios, en especial de la prensa norteamericana –por no hablar de la cubana en los Estados Unidos-,  y hasta llegué a visualizar páginas webs y SMS con códigos, trampas, proxys, VPNs y cuanta cosa se les ocurriera a los vecinos para mantenernos twitteando desde la Isla… porque sin dudas valoran mucho nuestros tweets.

Por ahí andaba yo, de pura imaginación, sin tener ni idea de que hace aproximadamente cinco años se echó andar ZunZuneo, un super proyecto de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para crear un Twitter especial cubano, con el objetivo de aunar e inducir a los jóvenes twitteros a la disidencia y la insubordinación.

Zunzuneo, logo de Facebook

Este proyecto –revela la agencia AP– que comenzó a implementarse a los dos años de su creación, tras el encarcelamiento de Alan Gross, estuvo oficialmente financiado por empresas fantasmas y bancos extranjeros para consolidar una audiencia cubana manipulable, ajena a los verdaderos objetivos de esta red social y sus vínculos con el propio Departamento de Estado de los Estados Unidos e ignorante también de que dichos patrocinadores podrían acceder y almacenar su información personal con fines políticos y propagandísticos.

Con la fachada de banners publicitarios y páginas webs comerciales, en los ordenadores de Zunzuneo se almacenaban los mensajes de los subscriptores, datos demográficos y tendencias políticas, capacidad de liderazgo y nivel de receptividad a posibles mensajes contrarrevolucionarios: la conformación de una audiencia joven, que podría asumir la convocatoria a acciones “espontáneas” contra el gobierno, al estilo de la primavera árabe.

Empresas fantasmas en España e Islas Caimán, con ejecutivos de otras empresas privadas, fueron sólo algunos de los empeños de la USAID para borrar cualquier rastro que condujera hacia el Gobierno de los Estados Unidos, cuya implicación no sólo sería presumiblemente ilegal (para adelantar y aprobar operaciones secretas se requiere una carta por escrito del Presidente y una notificación al Congreso) sino que además remite a los tiempos de la Guerra Fría y echa por tierra las supuestas estrategias conciliadoras de la Administración Obama con una Cuba que sí ha ido dando pasos para posibles negociaciones.

Más allá de la implicación del gobierno norteamericano,  si bien hay pruebas de todo tipo de la verdadera naturaleza de instituciones como la USAID en América Latina, ZunZuneo viene a contradecir una vez más las sostenidas declaraciones de la Agencia de no involucrarse en operaciones secretas y tener el único fin de trabajar por el desarrollo de las regiones más pobres y vulnerables del planeta, fachada que le sirve para contar con el apoyo y la cooperación económica legal no sólo del gobierno de los Estados Unidos sino incluso de varios gobiernos extranjeros, que se escudan tras semejante tapadera para inyectar fondos a la sedición y la injerencia en América Latina, especialmente en Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador.

zunzuneoA través de ZunZuneo, éste mega proyecto de la USAID,  desde 2011 aproximadamente miles de cubanos accedíamos a lo que creíamos era nuestra versión nacional del único e irrepetible Twitter, sin sospechar que estábamos a expensas de la manipulación, la incitación y la propaganda contrarrevolucionaria del gobierno de los Estados Unidos y sus pantallas operativas, con acceso, entre otros datos, a una amplia lista de números de teléfonos celulares de usuarios cubanos. Sin embargo, tres años después, siguen esperando nuestros anfitriones –adorable el detalle del pajarito autóctono- por la primavera cubana y el dinero ha empezado a dejar de llegar para financiar el proyecto.

La pregunta es: ¿Qué pasó con Zunzuneo? ¿Qué falló? ¿Cuál es la medida para determinar el cese de un proyecto de semejante magnitud? ¿Lo infiltró el gobierno cubano? ¿Fue solo la idea de algún listo para embolsarse un dineral? ¿O simplemente, no dio los resultados esperados?

Esta entrada fue publicada en Como te digo una Co... y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ZunZuneo

  1. Pingback: ZunZuneo (II): Sigue el ruido | Con el Santo Claro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *