¿Sólo porque #soncubanos?

cubanos esperan pasar

Parto de que el mero hecho de que existan fronteras me parece alienante y ridículo -pero existen- y de que el que las personas tengan que abandonar su país en busca de mejores condiciones de vida me parece decepcionante y triste -pero pasa desde tiempos remotos y pasará-.

En estos días hemos observado, espantados, cómo arremeten contra casi dos mil cubanos varados entre Costa Rica y Nicaragua, rumbo a Estados Unidos. Policías antidisturbios nicaragüenses lanzan gases lacrimógenos y balas de goma contra una multitud indefensa y pacífica que solo pide: ¡pasar, pasar, pasar!

La desesperación, la inocencia, el maltrato contra los nuestros nos hierve la sangre y no se hicieron esperar las voces de condena y acción por todas partes y rincones de las redes sociales: iniciativas, mensajes, campañas; en especial, ante una prensa cubana muda y estéril, que no es capaz de activarse ni cuando le dañan al prójimo más prójimo. El silencio oficial, una vez más, se revierte contra sí mismo.

Me siento orgullosa de pertenecer a un pueblo donde una injusticia cometida contra otros conciudadanos despierta tanta agitación y disgusto. Sin embargo, me llama la atención la etiqueta con la que se está divulgando la campaña: #soncubanos.

Y yo me pregunto, ¿sólo porque son cubanos nos movilizamos? ¿sólo porque son cubanos merecen un trato digno y humanitario?

Es preocupante que hagamos tal diferenciación, en un contexto de crisis migratoria mundial, o en cualquier contexto. En algunos comentarios, incluso, llegué a leer insultos racistas y xenófobos contra los latinoamericanos y seguramente a muchos de los que han comentado no se les ocurrió nunca activarse por los sirios, afganos o senegaleses que buscan llegar a Europa ni por los miles de niños que hacen solos su travesía hacia los Estados Unidos, víctimas del desierto y la barbarie de coyotes y traficantes.

El hecho de vivir en una isla nos ha tenido siempre un tanto embelesados y absortos en nosotros mismos. No tenemos fronteras y por tanto tampoco dilemas fronterizos, más que los rejuegos de la política sucia de Estados Unidos, que fomenta la emigración ilegal. No tenemos grandes diferencias raciales o étnicas pues todos somos una gran mezcla de sangres y culturas. Y por eso no conocemos muchos conflictos ni hemos vivido en carne propia muchas discriminaciones (otras sí). Diariamente son detenidas en las fronteras latinoamericanas un sinnúmero de personas, deportadas, maltratadas, abusadas e incluso, asesinadas. ¿Alguien lo denuncia en Facebook? ¿Nos duele?

Luego escuchamos a algunos cubanos de Cuba o La Florida, quejarse ante la llegada constante de “latinos”, y por algún motivo que no logro intuir, diferenciarse de éstos con desmemoria y ligereza.

No creceremos nunca como pueblo si no nos entendemos y asumimos como parte de un sistema mundo que nos abarca y nos supera, que  nos reduce, nos agranda y nos iguala. Debemos dejar atrás el egocentrismo vano, el patrioterismo barato y la tonta arrogancia de creernos el centro del mundo.

La injusticia es una y de todos. Y deberíamos ser capaces de levantarnos contra ella en cualquier latitud. Eso y nada más nos haría merecedores de humanidad y respeto.

Yo me pronuncio hoy por la acogida de miles de sirios que llegan a Lesbos u otras zonas del Mediterráneo Europeo, huyendo despavoridos de un terror que nosotros ni siquiera imaginamos. Estoy con los familiares de las víctimas de los atentados de París, El Líbano o Ankara y estoy, por supuesto, con los dos mil cubanos que esperan seguir camino, varados entre Costa Rica y Nicaragua, con destino a lo que consideran será una vida mejor. Ese es un derecho de todos. Estoy con ellos porque #SONHUMANOS.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta entrada fue publicada en Como te digo una Co... y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Sólo porque #soncubanos?

  1. Tino58 dijo:

    Muy buen artículo con el que coincido en su totalidad prácticamente. A favor de los que salieron a denunciar lo acontecido con los cubanos y no lo que sucede con los sirios habría que decir que al final es natural y lógico que uno sienta más por los “suyos”, se lo pongo más drásticamente, uno llorará más la muerte de un familiar cercano, que un conocido lejano o que un total desconocido. Lo mismo aplica en otros ámbitos a los problemas locales, nacionales, regionales o de otras latitudes. Lo cercano duele más, así de sencillo. No obstante eso, no deja de tener razón en que muchas veces algunos cubanos se(nos) creen(mos) el centro del universo, cuando al final somos una simple isla del Caribe y no somos más ni menos que ninguna otra persona, a veces se llega al punto de la xenofobia esa que también sufrimos en otras ocasiones y que tanto duele venga de donde venga.

    • admin dijo:

      Gracias, Tino58. También estoy totalmente de acuerdo contigo. No pretendo que sintamos igual lo que pasa con los sirios a lo que pasa con nuestros vecinos o primos, o compañeros de clase. Ese nivel de humanidad ya se nos queda casi inalcanzable a los humanos de estos tiempos. ¿De todos? Lo que resalto es que los sirios tienen tanto derecho a que no se les trate con violencia, a que sean recibidos en Europa, a luchar por su opción de vida mejor, que los cubanos. No es porque #soncubanos que tenemos que exigir justicia para ellos, es porque son seres humanos y es porque nos duele, nos preocupa, nos enerva. Es como si dijeran, “justicia para ellos que #soncubanos, no unos indios de mierda, o unos “terroristas de esos”, no es cualquier gente, #soncubanos, hay que atenderlos como a nadie”. Y eso es lo que me parece, incluso, preocupante, porque es una percepción que he visto que aflora un tanto en la comunidad.

  2. Daniel Silva dijo:

    Totalmente de acuerdo. Se ve qué nos cuesta mucho a los seres humanos en general, y por supuesto también a los cubanos, mirar sinceramente y con amplitud al otro, y pensar que cada uno de nuestros problemas lo es también de otros, más allá de que en otros el problema tenga otro color u otra forma.
    En la cima de ese absurdo que describes están dos bandos que se piensan distintos, pero que se dan las manos constantemente sin darse cuenta. Los que culpan de TODO (de este conflicto y de todo en general) al gobierno de la Habana, y los que culpan de TODO a USA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *